despacho@hidalgoasociados.com
C/ Almona del Campillo 3, 4º Izda, 18009 de Granada

Síguenos:

LexfarmaSin categoríaVacaciones y permisos en la oficina de farmacia: Regulación establecida en el Convenio XXIV de Oficinas de Farmacia en Andalucía

23 abril 20210
https://hidalgoasociados.com/wp-content/uploads/2021/04/58_gestionar_vacaciones_500x500.png

Las vacaciones se mencionan con carácter general en diferentes lugares de nuestro Ordenamiento jurídico. En primer lugar, el artículo 40.2 Constitución Española establece que son retribuidas y periódicas y, además, el Artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores detalla de forma más amplia y especifica que éstas deberán ser retribuidas, no sustituibles de compensación económica y cuya duración no será inferior a 30 días naturales. El período de vacaciones tiene que ser conocido, al menos, con dos meses de antelación al comienzo de su disfrute. Así lo establece el propio Estatuto de los Trabajadores nuevamente, al determinar que: “El periodo de vacaciones anuales retribuidas, no sustituible por compensación económica, será el pactado en convenio o contrato individual. En ningún caso la duración será inferior a treinta días naturales”. Sobre este período vacacional, se suele recomendar que los períodos de disfrute sean por semanas completas, para evitar que el trabajador de la farmacia solicite días “sueltos” y alargue indebidamente los 30 días de vacaciones anuales posteriormente.

Respecto a lo estipulado en el Convenio de Farmacia que rige en nuestra Comunidad Autónoma, el Convenio XXIV de Oficinas de Farmacia, se establece que las vacaciones anuales retribuidas se regularán por lo establecido en el Artículo 38 del Estatuto de los Trabajadores, siendo la norma general, por tanto, la que hemos de tener en cuenta para esta materia con la salvedad que el propio convenio concreta en el mismo. Además, estipula que las vacaciones se disfrutarán en los meses de mayo, junio, julio, agosto, septiembre u octubre.

Por tanto, si nos atenemos a lo estipulado en el Convenio de farmacia, nos cabe preguntarnos: ¿sólo pueden disfrutarse las vacaciones entre mayo y octubre? Ante tal pregunta, podemos contestar que no puesto que el empleado farmacéutico y el titular de la oficina de farmacia pueden llegar a un acuerdo para que se tengan en consideración otros días de descanso para, por ejemplo, poder disfrutar de las vacaciones de Navidad o Semana Santa.

Además, el artículo 26 del Convenio estipula que en los supuestos en los que el personal de farmacia no pueda disponer de las vacaciones anuales durante los períodos establecidos por cada Oficina de Farmacia por causa no imputable al mismo, se tendrá derecho a un incremento de cinco días hábiles sobre el período ordinario de vacaciones, que serán empleados en el tiempo y forma que acuerden entre el titular del establecimiento y el personal afectado.

La distribución final de las fechas para el disfrute de las vacaciones se decidirá por el propio personal de farmacia afectado y, en caso de no llegarse a un acuerdo, se tendrán en cuenta los criterios prioritarios según las necesidades familiares y la antigüedad en el servicio de la farmacia.

Respecto a las vacaciones en farmacia no disfrutadas y su cobro, hemos de tener en cuenta también que el propio Estatuto de los Trabajadores deja poco lugar a la duda sobre su imposibilidad de sustitución por compensación económica en su artículo 38: “El período de vacaciones anuales retribuidas, no sustituible por compensación económica, será el pactado en convenio colectivo o contrato individual.”.

Esta prohibición no puede modificarse ni por Convenio Colectivo ni por acuerdo entre las partes, siendo la única excepción a esta prohibición los supuestos de extinción del contrato de trabajo del empleado de farmacia, en los que la compensación económica forma parte del finiquito. El resultado final, por tanto, habrá de multiplicarse por los días de vacaciones no disfrutados.

El Estatuto de los Trabajadores también dispone que en supuestos de suspensión de contrato de trabajo como, por ejemplo: por Incapacidad temporal por contingencias comunes o profesionales, el trabajador tiene derecho a solicitar el disfrute de las vacaciones a partir de la fecha de alta, siempre que no haya transcurrido más de 18 meses desde la finalización del año en que se originaron las vacaciones. En los casos de maternidad o riesgo durante la lactancia, el trabajador tiene derecho a disfrutar las vacaciones en una fecha distinta a la suspensión del contrato de trabajo o al finalizar dicha suspensión, aunque haya terminado el año natural al que correspondan.

Continúa el Convenio de Farmacia estableciendo en su artículo 26 que, en el supuesto de cese total de la actividad del establecimiento con motivo de las vacaciones anuales, éstas se disfrutarán obligatoriamente en el período de cierre, sin derecho a compensación adicional de ningún tipo.

En cuanto a los permisos, éstos se pueden definir como unas licencias de duración breve durante las cuales se recibe la misma retribución que si se hubiese acudido a trabajar. Deben solicitarse con aviso previo, salvo que por circunstancias especiales éste no pueda darse, y deben de justificarse sus causas a la empresa. Aunque están reconocidos en el Estatuto de los Trabajadores, son materias que se regulan con detalle en los convenios colectivos o acuerdos individuales. En nuestro ámbito farmacéutico, el Convenio de Oficinas de Farmacia establece que éstos se regularán, de manera general, por lo establecido en el Artículo 37 del Estatuto de los Trabajadores. Asimismo, continúa el Convenio, el personal, previo aviso, podrá ausentarse de su puesto de trabajo con derecho a remuneración por las siguientes causas y por el tiempo establecido en el las mismas:

“a) En caso de fallecimiento de ascendientes y descendientes hasta el segundo grado, cónyuge o hermano, ya sea por consanguinidad o por afinidad, tres días naturales. Cuando con tal motivo el empleado necesite hacer un desplazamiento al efecto, el plazo será de cinco días.

b) Por accidente o enfermedad grave, hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización que precise reposo domiciliario del cónyuge o de parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad, cinco días naturales que podrán ser prorrogados. En el caso de que no se produzca dicha prórroga, el empleado tendrá derecho a ausentarse de su puesto de trabajo por el tiempo necesario, sin retribución. La gravedad de la enfermedad podrá establecerse a posteriori, si hubiera alguna duda, mediante cualquier prueba admitida en derecho.

c) Por matrimonio de los hijos, hermanos o cualquiera de los padres el día de la boda.

d) En caso de nacimiento de hijo, tres días naturales o cuatro cuando con tal motivo necesite hacer un desplazamiento al efecto. En el supuesto de parto de alto riesgo, este permiso podrá ser ampliado hasta cinco días naturales y, en el caso de que persistiese la gravedad, por el tiempo necesario, pero sin retribución, sin perjuicio de la posibilidad de obtener la licencia por paternidad.

e) Veinte días por matrimonio del personal.

f) Todo el personal disfrutará de permiso las tardes de los días 24 y 31 de diciembre y la mañana del Sábado Santo. Además, se establece expresamente en el Convenio que aquellas Farmacias que voluntariamente deseen continuar abiertas en dichas fechas, articularán su cobertura de tal forma que el tiempo que el personal permanezca en su puesto de trabajo será compensado como horas extraordinarias, con el abono económico de dichas horas o su compensación en tiempo, de acuerdo con el Artículo 24.4 a 6 de este Convenio, siendo esta opción facultad del personal.

g) Un día para asuntos propios, que disfrutará con las siguientes particularidades:

1. No podrá acumularse a las vacaciones anuales ni a los puentes, salvo acuerdo en contrario.

2. No podrá disfrutarse en la misma fecha por dos empleados/as del mismo centro de trabajo, salvo acuerdo en contrario. En caso de desacuerdo tendrá preferencia el empleado que primero lo haya solicitado. La solicitud de dicho día de asuntos propios habrá de hacerla el personal con una antelación mínima de una semana, salvo causa de fuerza mayor que justifique la falta de preaviso y siempre garantizando la cobertura del servicio.

3. Las licencias relacionadas en el presente artículo se extenderán a las parejas de hecho, a menores adoptados o acogidos y a los discapacitados convivientes, siempre que estas situaciones se justifiquen con el documento que al efecto tenga establecido la Administración Pública y, en todo caso, por certificado oficial de convivencia.

4. Las horas establecidas como permiso durante el periodo de lactancia podrán acumularse mediante el disfrute de un mes de permiso retribuido o la proporción que corresponda en función del periodo de reincorporación en la empresa con posterioridad al parto, hasta que el hijo cumpla los nueve meses de edad.”

Por todo ello, y en consecuencia con lo estipulado en el Convenio anteriormente, conviene recordar que las causas por las que debe solicitarse un permiso han de realizarse siempre por el personal de farmacia y con el previo aviso que, como podemos ver de la literalidad del Convenio, se precisa en algunos de los supuestos. No existe un procedimiento estándar aplicable para solicitar tales permisos. Como siempre, recomendamos dejarlo por escrito tanto la solicitud del permiso como la autorización de la empresa para que, en caso de controversia, tanto trabajador como empleado puedan usar tal documento como justificación posterior.

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Hola