8 octubre, 2019 In General

¿Cuáles son las habilidades de un buen abogado?

El ejercicio de la abogacía requiere una gran cantidad de habilidades ya que se trata de una actividad compleja que necesita para desarrollarse de la manera adecuada conocimientos tanto prácticos como teóricos.

A pesar de necesitar estudios específicos de la Universidad, un buen abogado requiere de una gran práctica profesional para poder desempeñar su trabajo.

Es decir, lo principal para ser un abogado es haber realizado la carrera de Derecho hasta conseguir la licenciatura o un nivel equivalente, además de estar inscrito en un Colegio de Abogados.

Perfecto, esto es lo más básico para ser un abogado, pero ¿qué habilidades se necesitan para ser un buen abogado? Aquí vas a encontrar qué aspectos son fundamentales para no tener un simple abogado, ya que encontrar un abogado es sencillo, pero encontrar un buen abogado es más difícil. Vamos a descubrir las habilidades que necesita un abogado perfecto.

5 Habilidades necesarias de un buen abogado

Son numerosas las funciones de un abogado, pero la fundamental es el asesoramiento legal, además de defender los beneficios e intereses de los ciudadanos.

Para ser un gran abogado es necesario contar con algunas habilidades que demuestren sus competencias, entre ellas, vamos a destacar las siguientes:

Conocimientos técnicos

Esta habilidad es necesaria en cualquier profesión, pero aún más en la de un abogado, ya que en dicha profesión entra en juego la defensa de bienes esenciales de la persona a la que se defiende, como puede ser la libertad o la propiedad.

Por lo tanto, es esencial el buen conocimiento de las leyes, con un aprendizaje continuo para conocer las nuevas normas de derecho y la capacidad de encontrar el problema jurídico para poder defender bien al cliente.

Es una de las habilidades más importantes de un buen abogado, ya que no puede dejar de aprender una vez finalizada la carrera, por lo que tiene que estar en continuo aprendizaje.

Capacidad de comunicación

Tener una excelente expresión oral y un buen dominio del lenguaje es primordial para un buen abogado, no sólo ante los tribunales si no para poder atender a los clientes.

Siendo de vital importancia tener conocimientos del tema y saber expresarlos de manera precisa y clara. Cualquiera puede aprender a hablar con fluidez, pero tener esta habilidad innata marca la diferencia.

Tener buenas aptitudes comerciales

Los conocimientos anteriores son esenciales, pero la evolución del sector legal ha traído consigo una nueva habilidad necesaria para adaptar los despachos a las exigencias del nuevo mundo tecnológico.

Esto implica, conocer a fondo nuevas profesiones que con anterioridad no existían, además de nuevas situaciones en el mercado laboral conectadas las unas con las otras.

Incluso es necesario poder hacer una buena campaña de marketing digital, ya que es vital para conectar con el cliente y dar visibilidad a sus servicios.

Capacidad de hablar otros idiomas

En la actualidad, es importante hablar varios idiomas para esta profesión ya que es un plus para encajar en el perfil deseado, es tenido en cuenta para seleccionar a los candidatos de despachos.

Es un requisito importante para encajar en los entornos internacionales, todas las grandes empresas ponen en valor esta cualidad.

Tener poder de negociación

En muchos casos, aunque se tengan todas las demás habilidades, el broche final para un buen abogado es tener un buen poder de negociación.

Esto es importante ya que implica crear un ambiente propicio para la colaboración y los compromisos entre su cliente y el otro implicado.

Está capacidad implica el saber dirigir y controlar una discusión utilizando técnicas para poder negociar los mejores acuerdos.